Baix Maestrat: Compromís denuncia que con la reducción de puestos de trabajo en Castor queda todavía más claro que 'el proyecto fue todo una gran mentira'


 
La Plana al Dia | Baix Maestrat | General | 12-11-2015
 

El senador de Compromís, Carles Mulet, ha lamentado las pretensiones de la empresa Enagás, gestora del depósito e infraestructura del denominado Proyecto Castor, de reducir drásticamente el personal que trabaja tanto en la planta terrestre como marina, con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo.

“El proyecto Castor fue un pelotazo y hay quien debió salir muy beneficiado en los distintos tramos de su materialización, que adoleció de graves carencias y falta de rigor en su tramitación administrativa”, señaló Mulet. Los argumentos a favor de la ejecución de la planta fueron cayendo como un castillo de naipes uno a uno, ante la indiferencia de la administración. “Desde la demanda de gas a la necesidad de crear un gran almacén de reserva para todo un país como España en caso de emergencias y crisis energéticas sin realizar informes sísmicos a pesar de las advertencias en un proyecto de tal envergadura”, ha recordado Mulet que reiteró que “nos olió mal desde el principio, desde el incremento en los costes hasta cada una de las grandezas reiteradas desde la empresa promotora y repetidas por los gobernantes locales, que ahora han caído por su propio peso”. No era oro todo lo que relucía.

Paralelamente los Juzgados de Vinaròs instruyen el conocido como caso Castor, en el que hay imputadas 18 personas “entre las que no hay imputadas ningún político de la época en la que se tramitó el proyecto de Escal UGS que estaba participada en un 66% por ACS”. La planta se tramitó como un ejemplo de respeto al medio ambiente, la seguridad, el nulo impacto visual y la creación de beneficios económicos para la población de Vinaròs y de puestos de trabajo especializados e incluso sociales. “Ha sido todo una estafa y una a una han ido cayendo, ni era segura por los temblores que producía, ni mejora la situación de la demanda de gas porque no es útil y los puestos de trabajo han pasado de los 200 de su fase inicial a 40 en la actualidad, aunque en el mes de diciembre según hemos sabido se reducirán hasta una treintena y lo seguirán haciendo a medida que vayan acabando los contratos las distintas empresas y subcontratas”, ha explicado Mulet.

En este sentido Mulet ha exigido que se depuren responsabilidades “ya que aquí únicamente ha actuado la justicia imputando a cargos de la empresa y del Instituto Geológico-Minero, mientras que instituciones gobernadas por el PSOE ignoraban las advertencias del Observatori de l'Ebre sobre la sismicidad en la zona y del propio PP, posteriormente, no facilitando al Síndic de Greguges valenciano los informes emitidos y las autorizaciones concedidas”. Para el senador de Compromís “a pesar que el PP se haga el sueco y señale al PSOE tiene también una clara responsabilidad ya que no pidió informes al gobierno central como consecuencia de los temblores que generaba la planta hasta la aprobación de la PNLL en les Corts Valencianes en 2014, compensando rápidamente a la empresa propietaria con 1.350 millones de euros en un contexto económico muy difícil y facilitando que la infraestructura siga abierta y no se haya desmantelado ya para desgracia de las comarcas del Maestrat y el Montsià”.

En este sentido Mulet ha insistido en que “sería deseable exigir responsabilidades a los niveles superiores de la cúpula política y que sus responsables queden políticamente, que no judicialmente, inhabilitados, pidan disculpas y sean apartados de la gestión pública”. Su Savoir faire en este proyecto fracasado “acabará costando a los consumidores de gas 4730 millones, según calculó la OCU”. Por su parte Enagás y fruto de la encomienda del Gobierno a través del Real Decreto-ley 13/2014, de 3 de octubre que hiberna la infraestructura para dejarla en una situación de máxima seguridad, sin gas en la plataforma, gasoducto e instalaciones de tierra, ha asumido “entendemos que sin demasiado entusiasmo” la planta y personal existente. Mientras, el proyecto sigue a la espera del estudio del MIT (Instituto Tecnológico de Massachussets) que permitirá disponer de una base al Gobierno sobre la que poder tomar una decisión acerca del futuro de la instalación y que, previsiblemente, estará finalizado en el segundo semestre de 2016. “Un despropósito en su conjunto”, ha concluido Mulet.