Burriana: Accidentada jornada taurina.


 

Galería fotográfica

Fotografia /Gallery/20337_11556/1_M1.jpg
Fotografia /Gallery/20337_11556/2_M1.jpg
Fotografia /Gallery/20337_11556/3_M1.jpg
Fotografia /Gallery/20337_11556/4_M1.jpg
Fotografia /Gallery/20337_11556/5_M1.jpg
Fotografia /Gallery/20337_11556/6_M1.jpg
Fotografia /Gallery/20337_11556/7_M1.jpg
Fotografia /Gallery/20337_11556/8_M1.jpg
Fotografia /Gallery/20337_11556/9_M1.jpg
Fotografia /Gallery/20337_11556/10_M1.jpg
La Plana al Dia | Burriana | Fiestas | 11-09-2009
Accidentada jornada taurina.

la jornada taurina de ayer jueves vino marcada por los sustos y cogidas protagonizadas por los astados que se exhibieron.
Un joven de unos 20 años y vecino de Burriana fue trasladado al Hospital de la Plana de Vila-real tras sufrir una cogida en las exhibiciones taurinas de las fiestas de la Misericordia. El primer toro de la tarde, de nombre Satelito, de la ganadería de Herederos de Antonio Arribas Sancho, patrocinado por la peña Amics del Bou, sorprendió al joven en una arrancada cuando ya estaba enlazado e iba a ser retirado tras su exhibición. El astado corneó al joven en el muslo y le provocó una herida limpia de 20 centímetros. El cirujano burrianense Gustavo Traver operó de urgencia al herido en la enfermería instalada en la calle Mayor, desde donde fue trasladado al Hospital de la Plana, donde permanece ingresado.

El segundo astado de la tarde, de nombre Cautivo y de la ganadería de Albarreal, patrocinado por la peña Jovens del Bou, hirió a un joven de Almassora, al que propinó un varetazo oblicuo que le provocó una erosión superficial en una pierna. El joven fue atendido en la enfermería de Cruz Roja de la calle Mayor y fue dado de alta al no revestir ninguna gravedad sus heridas.
Por la noche tuvo lugar el encierro de toros embolados que congregó a una multitud de aficionados hasta la "vila del bou". A pesar de la gran cantidad de personas no hubo que lamentar ningún incidente aunque se vivieron algunos momentos de tensión en la curva del Barranquet con El Pla al congregarse muchos corredores en la entrada al recinto. El gran susto de la noche lo protagonizó el embolador burrianense, Juan Maraya, que tuvo grandes dificultades para cortar la cuerda al astado de la noche. Cuando finalmente los consiguió, cayó al suelo, el morlaco lo vio y trató de embestirle pero la fortuna y la experiencia del embolador, hizo que todo quedara en un susto y algunos rasguños en el brazo.