Burriana: La Falla Club Ortega acercó Burriana a Paris y Londres


 

Galería fotográfica

Fotografia /Gallery/4373_2553/1_M1.jpg
Fotografia /Gallery/4373_2553/2_M1.jpg
Fotografia /Gallery/4373_2553/3_M1.jpg
Fotografia /Gallery/4373_2553/4_M1.jpg
Fotografia /Gallery/4373_2553/5_M1.jpg
Fotografia /Gallery/4373_2553/6_M1.jpg
Fotografia /Gallery/4373_2553/7_M1.jpg
Fotografia /Gallery/4373_2553/8_M1.jpg
Fotografia /Gallery/4373_2553/9_M1.jpg
Fotografia /Gallery/4373_2553/10_M1.jpg
La Plana al Dia | Burriana | General | 07-04-2008
La Falla Club Ortega acercó Burriana a Paris y Londres

Pasarán muchos años, estoy convencido, y la iniciativa de la falla Club Ortega de realizar el viaje, Burriana, Paris y Londres en 25 horas, será recordada por los burrianenses tanto o más como lo es la histórica falla de la jirafa que plantó este colectivo a mediados de los años 60 y que supuso el inicio de su andadura fallera.
Cierto es que si hubiéramos realizado la apuesta, tal como hizo el personaje de Julio Verne, Phileas Fogg, en su Vuelta al mundo en 80 días, la hubiéramos perdido, nosotros no tardamos 25 sino 27 horas en cubrir el trayecto, ( ya sabemos que los aviones no destacan precisamente por su puntualidad) lo cual no quita ni un ápice a esta “hazaña” que ha servido para llevar nuestro singular burrianerismo a las dos capitales más importantes de Europa y cumplir así con el famoso dicho de la ciudad. La celebración de las bodas de plata del colectivo fallero que preside Miguel Ángel Bodí ha sido el motivo para la realización de este viaje. La falla, Club Ortega tiene como emblema al campanario de Burriana junto con la Torre Eiffel y el Big Ben, simbolizando así el popular dicho de Burriana, Paris y Londres, acuñado en los tiempos de esplendor del comercio de la naranja en la ciudad. Junto a los falleros del Club Ortega se desplazaron también representantes de las fallas de la ciudad y una comitiva oficial con la concejala, Mariola Aguilera, las reinas falleras, Beatriz González y María Franch y los concejales del equipo de gobierno, Francisco Isach y Gloria Fandos.
A las 3:45 de la madrugada del sábado dio comienzo el viaje con un desayuno en el casino de la falla Club Ortega. La llegada de las falleras, megáfono en mano, caldea el ambiente con la música del himno de la falla. La primera de las fotos oficiales, frente al “Templat”, y el estruendo de la traca marca el inicio de: Burriana, Paris y Londres “El Viatge”, que es como han bautizado a esta iniciativa los organizadores. A la llegada al aeropuerto de Valencia conocemos la noticia de que nuestro vuelo lleva un retraso de dos horas. La salida prevista para las 07:00 de la mañana no se efectúa hasta las 09:30, problemas técnicos en la nave son el motivo. Este retraso marcará el horario previsto, haciendo imposible que se lleven a término las recepciones oficiales en el Ayuntamiento de Paris y la Embajada de España en Londres. Pese a este contratiempo el ambiente entre los participantes en el viaje es de ilusión y entre lo más comentado destacan las corbatas con las torres de las tres ciudades que llevan, el polifacético, Joan Ninot, autor de las mismas y José Antonio Cabedo, representante de la falla Chicharro. A las diez de la mañana el avión cruza los Pirineos dejando la imagen de las cumbres nevadas de esta cordillera que separa a la península de Francia. Poco más de una hora después tomamos tierra en el aeropuerto internacional Charles de Gaulle de Paris. Tras coger de nuevo el autobús la primera parada del mismo es en el Hôtel de Ville, ayuntamiento de la capital francesa. Es la una de la tarde, nos espera a las puertas del mismo, José Guinot, empresario burrianense afincado en Paris quien ejerce de anfitrión. Guinot, de carácter espontaneo narra que marchó a la ciudad del Sena “ per que en Burriana passava molta fam” los negocios le funcionaron bien y comentaba “ a principis del segle passat, els burrianeros anaven a València a afeitar-se, ara jo visc a Paris i vaig a Burriana a tallar-me el monyo”. Sin duda una muestra más del singular carácter de nuestros vecinos. Destacar que en una de las paredes del ayuntamiento de Paris encontramos una placa en recuerdo de los republicanos españoles que ayudaron a liberar la ciudad de las tropas nazis y que estuvieron encabezadas por el burrianense, Amado Granell.
Tras volver al autobús iniciamos el viaje hasta el barrio de Montmartre, pasamos justo por delante de la iglesia del Sagrado Corazón y nos adentramos en el barrio bohemio de Paris. Calles estrechas y llenas de tiendas entre las que destacan las de los pintores que exponen y venden sus obras en este barrio. La comida, como no podía ser de otra forma, típica francesa: ensalada al roquefort y pato a la naranja. La lluvia hace acto de presencia a la salida de la comida y nos acompañará hasta abandonar la ciudad. Tras un recorrido por los lugares más importantes de la capital del mundo, llegamos a la Torre Eiffel para realizar la segunda de las históricas fotografías de este viaje. Comentarios de admiración ante la contemplación de esta impresionante torre, aunque hay quien no puede evitar decir : “ és més bonico el nostre campanar”. Satisfechos al haber cumplido con el objetivo del viaje, pero con la nostalgia de abandonar la ciudad más bella del mundo que sólo pudimos disfrutar por unas horas, partimos hacia Londres a 19:15 horas.
La llegada al aeropuerto de Luthon es a las 19:30 hora local. A la salida nos espera, Pedro Pesudo, responsable del Grupo Porcelanosa en el Reino Unido, el cual ejerció de anfitrión durante nuestra visita. Subimos nuevamente a un autobús y realizamos el traslado hasta Londres, las guías que nos acompañan hacen un minucioso recorrido por la historia de la ciudad y de sus monumentos más representativos. La noche ha caído en la capital inglesa ofreciendo a los visitantes una imagen de la ciudad iluminada. A la llegada de la comitiva a la Abadía de Westminster donde son coronados los reyes de Inglaterra, divisamos el Big Ben, la tercera de nuestras torres objetivo, que se encuentra junto al parlamento británico. Mucho frio para realizar la tercera de las fotografías. Vuelven a sonar la notas del himno del Club Ortega, esta vez en la capital inglesa, y es que los falleros no solo podrán decir que visitaron en el mismo día Burriana, Paris y Londres, sino que además en los tres lugares se cantó “Nenya al bombo”.
El restaurante Dickens Inn que lleva este nombre en homenaje al padre del famoso escritor Charles Dickens que vivió y tuvo sus negocios en los muelles de Londres donde se encuentra enclavado está en un entorno privilegiado donde destacan los edificios junto a los amarres de los barcos. Este fue el lugar escogido para la cena. El cansancio empezaba a ser evidente entre los participantes en el viaje, aún así la cena discurrió en un ambiente de fiesta. Al finalizar la cena se realizó un brindis en que tomaron la palabra, en primer lugar el presidente actual del Club Ortega, Miguel Ángel Bodí, quien deseó que todos los presentes hubieran tenido un buen viaje, seguidamente tomó la palabra el primer presidente de la falla, Manuel Amiguet Boix, el cual en un tono distendido manifestó que hacía muchos años que no lo pasaba tan bien y se mostró orgulloso de poder realizar este singular viaje. A la 01:50 de la mañana del domingo alzaba el vuelo el avión con destino Valencia. La llegada al aeropuerto de Manises a las 05:00 de la madrugada, y tras esperar al autobús, la comitiva llega a Burriana a las 06:45. Una traca anuncia a la ciudad la vuelta de los falleros. El Club Ortega finaliza así los actos conmemorativos de su 25 Aniversario, y lo hace a lo grande, con un viaje que muchos han calificado de fanfarronería pero que no es más que una muestra del carácter tanto festivo como emprendedor de los burrianenses y quién piense lo primero, en su derecho está, pero ya lo dijo quien ha sido el burrianero más ilustre de la historia, el Cardenal Tarancón: Bendita fanfarronería!!!