Castelló: La pirotecnia Benlloch sorprende con un grandioso terremoto


 

Galería fotográfica

Fotografia /Gallery/3300_1852/1_M1.jpg
Publicidad
Fotografia /Gallery/3300_1852/2_M1.jpg
Fotografia /Gallery/3300_1852/3_M1.jpg
Fotografia /Gallery/3300_1852/4_M1.jpg
Fotografia /Gallery/3300_1852/5_M1.jpg
Fotografia /Gallery/3300_1852/6_M1.jpg
Fotografia /Gallery/3300_1852/7_M1.jpg
Fotografia /Gallery/3300_1852/8_M1.jpg
Fotografia /Gallery/3300_1852/9_M1.jpg
Fotografia /Gallery/3300_1852/10_M1.jpg
La Plana al Dia | Castelló | Sociedad | 27-02-2008
La pirotecnia Benlloch sorprende con un grandioso terremoto

Elegante. Así se podría definir la segunda Mascletá del ciclo castellonense. El turno de ayer corría a cargo de la Pirotecnia Benlloch, de Xelva. Y la verdad es que nos sorprendió, cuando todo apuntaba a una mascletá tradicional, los chicos de Benlloch, deleitaron con un comienzo musical, que parece estar poniéndose cada vez más de moda.
Iniciaron el disparo con una música lenta, que lanzó un humo en colores rojo, amarillo y verde simulando la bandera de la ciudad, para pasar después a una secuenciación de truenos a golpe de música discotequera. Lamentar que pese a los 10.000 watios de sonido, desde la zona de la calle castelldefels, se oyó poco la música.
Finalizada la parte musical, comenzó una fase ya más tradicional de descargas aéreas, y efectos de color, zumbadoras y cracker, seguido de volcanadas de humo en amarillo, rojo y verde para volver a simular la bandera de Castellón.
La mascletá continuó con cinco retenciones de fuego terrestre con un buen ritmo, todas acompañadas de efectos de pitos, zumbadoras y cracker.
La sorpresa llegaría en el terremoto final, donde lanzó cuatro golpes de trueno, aumentando cada momento en intensidad, llegando en su parte final a lanzar truenos del calibre 60, haciendo que un grandioso estruendo diese paso a un bombardeo de trueno de fuerte golpe, que aderezó con volcanadas de rojo y verde, para finalizar en un segundo golpe de trueno, que levantó aplausos toda la plaza del primer molí.
Tras finalizar la disparada, en un bonito gesto, José Benlloch, el pirotécnico hizo que todo su equipo recibiese la felicitación de las reinas de Castellón, quienes reconocieron, el buen trabajo realizado.