Castelló: A Hermanos Caballer se le queda el final en tierra


 

Galería fotográfica

Fotografia /Gallery/3328_1868/1_M1.jpg
Publicidad
Fotografia /Gallery/3328_1868/2_M1.jpg
Fotografia /Gallery/3328_1868/3_M1.jpg
Fotografia /Gallery/3328_1868/4_M1.jpg
Fotografia /Gallery/3328_1868/5_M1.jpg
Fotografia /Gallery/3328_1868/6_M1.jpg
Fotografia /Gallery/3328_1868/7_M1.jpg
Fotografia /Gallery/3328_1868/8_M1.jpg
Fotografia /Gallery/3328_1868/9_M1.jpg
Fotografia /Gallery/3328_1868/10_M1.jpg
La Plana al Dia | Castelló | Sociedad | 28-02-2008
A Hermanos Caballer se le queda el final en tierra

El turno de ayer en el concurso de mascletaes era para la pirotecnia de Almenara, Hermanos Caballer. José y Jorge se presentaban en Castellón dispuestos a tirar una mascletá totalmente tradicional, con un inicio de efectos digitales. Llamaba la atención la presentación del espectáculo, ya que la decoración de todos los truenos terrestres era en papel verde, dejando colgar los colores de la bandera de Castellón.
Comenzó con cierta incertidumbre y algo de polémica, ya que la disposición del terremoto final de la mascletá no era el habitual, se había dispuesto paralelo a las reinas, en lugar de perpendicular, como siempre.
Consultado el presidente del jurado indicó que todas las empresas que entran en concurso reciben un plano de protección civil de cómo tenía que estar dispuesta la mascletá. En caso de no cumplir los planos de Protección Civil, el Jurado no se opone a el disparo del espectáculo, pero si se reservan el derecho a penalizar el montaje, finalizado el espectáculo, no se conoce si ha sido penalizada o no.
Tras este pequeño impás de preguntas y respuestas, y algún que otro teléfono echando humo, comenzó el espectáculo. A las 14:00 en punto las Reinas de las fiestas encendían la mecha de la que sería una bonita mascletá.
Comenzó los efectos digitales con trueno terrestre, entrelazadas con volcanadas de fuego en verde, rojo y amarillo simulando la bandera de Castellón, todo esto aderezado con lanzamiento de cracker, que daba más sonoridad si cabe al espectáculo.
Prosiguió con un inicio de fuego aéreo, entrelazando, pitos, zumbadoras y crochetas todo con fuego de colores, para dar inicio a las cinco retenciones de fuego terrestre con truenos del calibre cuatro y cinco, llegando incluso al calibre seis en fases de la cuarta retención y casi toda la quinta. Esta fase de la mascletá estuvo acompañada de fuego aéreo, evitando que se vacíos de ruido.
Terminada esta fase, se disparó el “polémico” terremoto final en tres fases con truenos del cuatro y cinco, dejando para el final una fase de truenos del calibre seis que levantaron la plaza del primer molí.
Grandioso bombardeo final con innumerables carcasas que deleitaron al público puesto que fueron lanzadas a varias alturas, permitiendo ver las explosiones aéreas, ya que esta vez, y es la primera este año que el humo no entorpeció la visión del espectáculo.
Tras esto se pudo ver varias volcanadas de fuego rojo, aderezado con truenos de pequeño calibre, y todo terminó. Al parecer y tras revisar el material, alguna de las baterías fallo y no pudo lanzar el golpe de efecto final que debía dejar impresionados a las gentes de Castellón. Lastima, ya que fue una gran mascletá, pero con un final inesperado.
Al finalizar el acto, los pirotécnicos recibían el cariño de las reinas de Castellón, pero en sus rostros se dejaba entrever que algo no había ido como ellos esperaban. Destacar que en esta tercera jornada de pirotecnia la Banda de la Policía Nacional de Estonia, compuesta por 25 músicos amenizó los inicios de la mascletá.