Diputación CS: Un pleno marcado por el debate polìtico en clave electoral marcó el debut de Santiago Pérez como nuevo portavoz socialista


 
La Plana al Dia | Diputación CS | General | 19-02-2019
 

R. PARDO/CASTELLÓN. El pleno de hoy de la Diputación de Castelló estuvo condicionado por la inminente doble cita electoral, tras la convocatoria de elecciones generales realizada hace menos de una semana por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la de las municipales, autonómicas y europeas de mayo. Sólo así se explica la confrontación ideológica, con abundantes descalificaciones y elevación del tono de voz, mantenida por los diputados de los cinco grupos representados en la corporación.

Las más de cuatro horas de agrio y largo debate estuvieron marcadas por las defensas de posturas electorales, de calado nacional, y las críticas y reproches, cuando no descalificaciones al contrario. Y todo en una sesión que contó con la asistencia de alumnos de la asignatura de Periodismo Político e Institucional de la UJI y una representación reducida de la colonia venezolana en Castellón, con bandera desplegada en el punto del debate en que se pedía el reconocimiento de Juan Guaidó, como presidente encargado de su país.

Un debate en el que no faltaron las citas a Rodríguez Zapatero, Errejón, Podemos o el rey emérito Juan Carlos I y su ya popular"¿Por qué no te callas? dirigido al predecesor de Maduro, Hugo Chávez.

El cuestionamiento sobre la necesidad de vaciar de contenido a las diputaciones sirvió para que desde la derecha hasta la izquierda se desplegasen argumentos en pro y en contra. Desde quienes las defendieron, el PP, argumentando que son fruto de la primera descentralización hace un siglo, a quienes, como Castelló en Moviment o Compromís, consideran que se debe readaptar a la situación actual y ser entes, despojados de toda politización, con una función administrativa.
La moción en defensa de la tauromaquia, como legado cultural, impulsada por el PP y defendida por Ciudadanos, tuvo el contrapunto de otra moción del Grupo Socialista, que contó también con el apoyo de los Populares. Ambas fueron aprobadas, pese a las diferencias de posicionamiento de sus promotores. Mientras Socialistas y Compromís, defienden los “bous al carrer” como algo propio de la cultura de la Comunitat y discrepan de las corridas de toros, los Populares defienden ambas, sin fisuras. De ahí que pudieran estar de acuerdo con su moción y con la del adversario. Ello explica el resultado de la doble votación.

Venezuela, su crisis política, económica y humanitaria, la censura al régimen de Nicolás Maduro y la necesidad de reconocer a Juan Guaidó como presidente legítimo también salieron a relucir en el pleno, tras la moción del PP para instar al Gobierno central a reconocer a éste último. Algo que, como se puso de relieve en el pleno, ya hizo el Ejecutivo socialista. Ello no impidió que Populares y Ciudadanos condenaran a Maduro y criticaran la pusilánime postura de Pedro Sánchez o la “desafortunada” posición del ministro de Exteriores, Josep Borrell, quien no rompió relaciones con Venezuela por detener, primero, e impedir, después que un grupo de eurodiputados, encabezados por el Popular, Esteban González Pons, entrara en el país para reunirse con Guaidó. Aquí el tono del debate subió. Y la oposición lamentó que desde PP y Ciudadanos no se fuera tan enérgico al condenar otros regímenes. Criticando el alineamiento con el gobierno USA de Donald Trump.

Venezuela, tauromaquia y, como no, empleo. Una propuesta popular para instar a la Generalitat a asumir el coste de la subida del salario mínimo de los planes de empleo, motivó otro agrio intercambio de opiniones entre Socialistas y Populares, unos, los primeros, defendiendo la gestión social del ejecutivo de Sánchez –subida del salario mínimo, incluida-, en tanto que los segundos criticaron que esa gestión pueda recaer en terceros.

La educación salió a relucir entre acusaciones de adoctrinamiento dirigido desde la Conselleria de Educación, lanzadas por la diputada de Ciudadanos, Cristina Gavarda, que encontró la réplica enérgica y documentada de la socialista Safont, negando ese adoctrinamiento y asegurando que los programas educativos son consensuados por la comunidad educativa de cada centro. Ésta lamentó que Gavarda se apoyará en un informe de expertos filólogos, dos, para lanzar su alegato, sin preocuparse por conocer la realidad. También recibió críticas desde Compromís, partido del que es militante el conseller del ramo, Vicent Marzà. Precisamente éste recibió los ataques del PP, acusándole de no haber hecho nada para crear nuevos centros educativos, limitándose, apuntó el vicepresidente Vicent Sales, “a pedir a los ayuntamientos que presenten y diligencien los proyectos, que la conselleria les transferirá los recursos económicos”.

Tampoco faltó un nuevo capítulo, con argumentaciones y contra argumentaciones sobre la recuperación de la memoria histórica y la dignidad democrática, motivados por una moción Socialista, como también avivó el debate la moción conjunta de PP y Ciudadanos contra la ruptura de la soberanía nacional. En el intercambio dialéctico que mantuvieron en este punto, socialistas y populares, sus portavoces Fernando Grande y Elena Vicente-Ruiz, mantuvieron un duelo verbal enmarcado en palabras gruesas, acusaciones y un constante recurso al manido y socorrido “y tú más”. Incluida la acusación de Grande de que que el entonces ministro de Interior español ordenó disparar contra inmigrantes en el agua en la frontera marroquí con la española. El presidente Javier Moliner, le pidió que aclarara esa acusación y el portavoz adjunto socialista matizó que no se ordenó disparar, pero sí que se dispararon bolas de goma al agua.

En las acusaciones no se quedó atrás Vicente-Ruiz, quien no dudó en recordar la dimisión del hasta el pasado pleno portavoz socialista, Antonio Lorenzo, por una investigación sobre las facturas de la Subdelegaciòn del Gobierno en Castellón durante su mandato.

Antes se había aprobado una declaración institucional con motivo del 8 de marzo, Día de la Mujer. Su aprobación consensuada fue uno de los pocos puntos de acuerdo en el pleno.

El punto final del pleno zanjó las hostilidades, sin que nadie pidiera turno de ruegos y preguntas tras una larga y tensa sesión en la que Santiago Pérez se estrenó como nuevo portavoz Socialista, el tercero en este mandato tras José Benlloch y el citado Lorenzo. El próximo pleno se incorporará la concejala de Almassora, Carmina Martinavarro, que reemplaza a Lorenzo.


 
Amb la col.laboració de:
la conselleria d'educació, investgació, cultura i esport.
Generalitat Valenciana