Les Alqueries: El día más negro de las fiestas


 

Galería fotográfica

Fotografia /Gallery/9935_5453/1_M1.jpg
Fotografia /Gallery/9935_5453/2_M1.jpg
Fotografia /Gallery/9935_5453/3_M1.jpg
Fotografia /Gallery/9935_5453/4_M1.jpg
Fotografia /Gallery/9935_5453/5_M1.jpg
Fotografia /Gallery/9935_5453/6_M1.jpg
Fotografia /Gallery/9935_5453/7_M1.jpg
Fotografia /Gallery/9935_5453/8_M1.jpg
Fotografia /Gallery/9935_5453/9_M1.jpg
Fotografia /Gallery/9935_5453/10_M1.jpg
La Plana al Dia | Les Alqueries | General | 09-10-2008
El día más negro de las fiestas

La jornada del jueves ha sido la más negra de las fiestas en honor a la Virgen del Niño Perdido. Hasta cuatro personas fueron cogidas por los toros con heridas de diversa gravedad. Tres de ellas resultaron heridas en el encierro matutino. La última, en el toro embolado de la noche.
El encierro de toros cerriles congregó a una gran cantidad de corredores y aficionados al mundo de los toros. Nada más salir la manada se produjeron las dos primeras cogidas. Un hombre sufrió la rotura de alguna costilla y otro simplemente los quemazos habituales del golpe del cuerpo contra el asfalto.
La cogida más grave, la del concejal de Fiestas, Javier Muñoz, cuando se encontraba en el último cadafal justo antes del corral. La última res lo sorprendió por detrás.
El edil no tuvo tiempo de esconderse en el cadafal y sufrió tres cornadas, que al parecer, según fuentes municipales, no afectaron a ningún órgano vital.
Posteriormente, fue trasladado al ambulatorio de la localidad donde fue intervenido de urgencia por las tres cornadas que le había provocado uno de los toros de la ganadería de Carlos Núñez, y después fue trasladado al hospital general de Castellón.
El parte del médico G. Traver dice que las cornadas son las siguientes: glúteo derecho con dos trayectorias, una de 20 cm y la otra de 15 cm y con desgarro muscular; una cornada en el glúteo izquierdo, de 15 cm, trayectoria ascendente y desgarro muscular; una cornada en la espalda, en la zona subescapular derecha, de 12 cm.
El último herido de la jornada fue un joven marroquí que en el segundo toro embolado se quedó detrás de una de las farolas de la plaza y el astado le propinó hasta tres trompazos, uno cada vez que intentaba levantarse, pero sin mayores consecuencias.