Nules: Estudian pedir Fiesta de Interés Turísitico para la Festa de Sant Vicent


 

Galería fotográfica

Fotografia /Gallery/15721_8744/1_M1.jpg
Fotografia /Gallery/15721_8744/2_M1.jpg
Fotografia /Gallery/15721_8744/3_M1.jpg
Fotografia /Gallery/15721_8744/4_M1.jpg
Fotografia /Gallery/15721_8744/5_M1.jpg
Fotografia /Gallery/15721_8744/6_M1.jpg
Fotografia /Gallery/15721_8744/7_M1.jpg
Fotografia /Gallery/15721_8744/8_M1.jpg
Fotografia /Gallery/15721_8744/9_M1.jpg
Fotografia /Gallery/15721_8744/10_M1.jpg
La Plana al Dia | Nules | Fiestas | 21-04-2009
Estudian pedir Fiesta de Interés Turísitico para la Festa de Sant Vicent

Nules celebró este lunes el tradicional Pasacalle de los Quintos de la localidad, una cita tradicional todos los años y donde se recorren las calles más céntricas. Al llegar a mitad del recorrido, en la calle San Vicete, había una hoguera donde los carros que previamente completaron el recorrido, procedieron a dar varias vueltas. Una vez completadas las vueltas, completaron el recorrido. Para animar la mañana, la comisión de fiestas fue entregando a todos los peñistas y quintos mistela y buñuelos.
La fiesta de San Vicente Ferrer, se instituyó en Nules el día 18 de Noviembre del año 1601. En los primeros años, la fiesta la organizaba la cofradía del mismo nombre, teniendo su sede en la iglesia de la Sangre, donde se guardaba la imagen del Santo. A mediados del siglo XVII desapareció la mencionada cofradía.
A partir de dicha época, se encargan de la celebración de la fiesta tres clavarios; son éstos los que costean la celebración y se encargar de custodiar en su casa, por un periodo de cuatro meses, la imagen de San Vicente Ferrer. Ello dio origen a las tradicionales “passaes”, durante las cuales se trasladaba la imagen de casa de un clavario a la de otro. Los últimos cuatro meses la imagen era custodiada por el clavario mayor.
La fiesta del Santo se celebra en Nules, desde sus orígenes el primer lunes después de la dominica in albis. La víspera, la imagen se exponía en casa del clavario mayor en un dosel confeccionado con flores y tapices. A primera hora de la mañana siguiente, desde fuera de las murallas de la Vila, ante el portal de Valencia, se concentraban jinetes con los caballos enjaezaos, así como carros adornados con cañas verdes y ramas de árbol. Los clavarios se trasladaban allí portando el estandarte o guión del Santo. Desde el lugar de concentración la comitiva entraba por el portal de Valencia y recorría todas las calles dando la vuelta por “les travesseres”, para finalizar en la plaza Mayor, donde se encendía una gran hoguera que era a la que daban la vuelta todos los participantes.
Según la tradición, el Santo visitó en varias ocasiones la Vila, y concretamente en la visita que realizó a mediados del mes de junio del año 1410, durante su predicación en la plaza mayor de la población tuvo lugar el que es conocido como milagro “del cadafal”, el cual se encuentra representado en un retablo de cerámica en la fachada del Ayuntamiento en la plaza Mayor. Es por este motivo, por el que el pueblo de Nules celebra de una manera tan especial este día en comparación con el resto de municipios cercanos. El pasacalle recordaría el hecho de que los vecinos de Nules, cuando el santo visitaba la población le recibían a la entrada de la misma y le acompañaban vitoreándole hasta la plaza donde predicaba.
La fiesta es conocida con el nombre de “festa dels fadrins”, dado que tradicionalmente los clavarios tenían que ser jóvenes solteros.
En la actualidad, se continúa con la tradición de “les passaes” y al anochecer de la víspera del lunes de la segunda semana después de Pascua, tras la misa vespertina se abre al público el dosel del santo ubicado en la plaza Mayor y se encienden los “cremallers” situados a ambos lados de un gran retablo de cerámica ubicado en la fachada de la Iglesia, cantándose “les copletes” o gozos del santo.
Al día siguiente, por la mañana se preparan los caballos con los arne¬ses y aparejos de fiesta, y algunos carros son preparados con cañas y ramaje de baladre y naranjo; después recorren las calles de la Vila y de los arrabales llevando el guión con la imagen del santo.
El pasacalle sale de la plaza Mayor, dirigiéndose por la calle Mayor hacia el camino Real; al llegar “al Fort” giran por la calle Amplia, y al llegar a la calle de San Vicente se enciende una hoguera delante de la capilla, en la cual los jóvenes dan la vuelta o bien saltan con los caballos. La comitiva sigue por “el Ravalet” y por “el Barranquet”, entrando a la Vila por el portal de Valencia. Una vez dentro del recinto histórico de la Vila, el pasacalle sigue el antiguo recorrido de la época en que la población estaba rodeada de murallas y finaliza también en la plaza Mayor ante el retablo de cerámica que recuerda el milagro “del cadafal”. Durante todo el trayecto, grupos de gente situada encima de los carros, reparten gran cantidad de pastas, mistela, vino y otras bebidas alcohólicas.
Por la tarde se hace la procesión, que es presidida por los tres clavarios, a la cual van la mayoría de los jóvenes de la población. Los clavarios deben ser, obligatoriamente, solteros. El santo, cada cuatro meses, es pasado de casa de un clavario a otro, organizando las conocidas «passaes», pro¬cesiones en las que tiran cohetes de salida, y después se invita a la gente a mistela y rollos de anís o de huevo.
La celebración es una de las más participativas de las que aquí se celebran, en ella participa la gran mayoría de jóvenes y mayores de la población, así como gente que viene de las poblaciones de alrededor. Además, por todo lo acontecido en Nules en relación con el Santo, se puede decir que es una de las fiestas con mayor valor espiritual que se celebran para todo nulense.
Viendo el arraigo de esta celebración, el ayuntamiento de Nules, está gestionando la declaración de esta fiesta como Fiesta de Interés Turístico, que sin duda “vendrá a potenciar este acontecimiento y los referentes turísticos de que disponemos en nuestro municipio”, apunta el alcalde Mario García.
El Concejal de turismo, José Vte. Adsuara, asegura que “ la singuralidad de esta celebración que sólo tiene lugar en Nules, pone de manifiesto la importancia de relanzar las tradiciones como atractivo turístico, al mismo tiempo que es un orgullo para Nules contar con esta participación de una elevada participación social”