Onda: La Generalitat aumenta en un 20% las plazas para dependientes en la residencia de ancianos


 

Galería fotográfica

Fotografia /Gallery/34210_18934/1_M1.jpg
Publicidad
La Plana al Dia | Onda | Sociedad | 05-08-2010
La Generalitat aumenta en un 20% las plazas para dependientes en la residencia de ancianos

La Generalitat Valenciana ha decidido aumentar en un 20% el número de plazas para dependientes en la residencia de ancianos Monseñor Fernando Ferris de Onda. El secretario autonómico de Dependencia, Joaquín Martínez, ha decidido incrementar hasta cincuenta el número de plazas para dependientes, tras la reunión mantenida con el presidente de los populares en Onda, Salvador Aguilella.

“Desde hace años la Generalitat Valenciana viene subvencionando con más de 300.000 euros anuales esta residencia. El año pasado, el Gobierno Valenciano dobló el número de plazas y la subvención, que se incrementó hasta los 600.000 euros. Este año, la Generalitat ha hecho todavía un esfuerzo mayor, al subir el número de plazas en un 20% y alcanzar las cincuenta”, ha explicado Aguilella.

De esta forma, la residencia dispone de 70 plazas, todas ellas ya efectivas, 50 de las cuales son para dependientes.

La aportación de la Generalitat contrasta con la que el ayuntamiento de Onda hace para la residencia Monseñor Fernando Ferris. De hecho, el año pasado fue de 3.700 euros, por los 600.000 de la Generalitat. Además, para este año todavía, el alcalde, el socialista Enrique Navarro, no han consignado ningún tipo de ayuda.

El segundo CEAM, una realidad en breve.
La política social de la Generalitat para Onda no acaba ahí, como lo demuestra que el segundo centro especial de atención a mayores, CEAM, y centro de día para personas mayores dependientes será en los próximos meses una realidad para la población, gracias al Plan Camps y a la iniciativa que en su día propuso el grupo municipal popular de Onda.
La Conselleria de Bienestar Social adjudicó hace quince días la construcción de esta instalación, con un plazo de ejecución de ocho meses y medio y una inversión por parte del Gobierno valenciano de casi tres millones de euros.