Vila-real: Vila-real acogió el I Concurso de intérpretes de Dolçaina y la Basílica un toque manual de campanas


 

Galería fotográfica

Fotografia /Galeria/2013/5/84945_45526/1_M1.jpg
Publicidad
Fotografia /Galeria/2013/5/84945_45526/2_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2013/5/84945_45526/3_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2013/5/84945_45526/4_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2013/5/84945_45526/5_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2013/5/84945_45526/6_M1.jpg
La Plana al Dia | Vila-real | Fiestas | 11-05-2013
Vila-real acogió el I Concurso de intérpretes de Dolçaina y la Basílica un toque manual de campanas

Vila-real acogió este pasado sábado la primera edición del Concurs d'intèrprets novells de Dolçaina i Tabal Ciutat de Vila-real. Se celebró en la Casa dels Mundina y fue organizado por la Penya El Trull.

Este concurso se ha convocado con motivo de los XXV años de la asociación, y forma parte de toda una serie de actividades que los miembros del Trull inciaron el pasado más de septiembre de 2012 y que se alargarán hasta finales de este año para conmemorar esta fecha. “El concurso tiene la finalidad de dar la oportunidad a los jóvenes intérpretes de dolçaina y tabal de todas partes mostrar su calidad interpretativa y a todos los ciudadanos y ciudadanas mostrar que nuestros instrumentos más representativos siguen vivos y cargados de fuerzas” según explica Josep Salmerón, miembro del Trull, quien destaca que “la propuesta ha sido muy bien acogida ya que, al final, se han inscrito 11 parejas al concurso, procedentes de las tres provincias”.

Por otra parte, destacar que la Basílica de Sant Pasqual acogió el toque manual del Ave María. En este caso fue a cargo del Grup d'Amics de les Campanes de Sant Pasqual.

Por último, indicar que en el Auditori tuvo lugar el ya tradicional homenaje a las parejas que este año celebran o ya han celebrado sus bodas de oro. El alcalde de Vila-real, Jose Benlloch recordó que en el año 1963, año de los enlaces que se conmemoraban este año, fue el ejerccio en el que dejó de circular el "tren que volava" conocido como La Panderola, tras 75 años de servicio y también fue el año en el que se empezó a construir el actual Ayuntamiento de Vila-real sobre el solar del antiguio convento de las Monjas Dominicas.