Burriana: Más de 30.000 'sounders' ya están en Burriana


 

Galería fotográfica

Fotografia /Galeria/2017/8/161495_92629/1_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2017/8/161495_92629/2_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2017/8/161495_92629/3_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2017/8/161495_92629/4_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2017/8/161495_92629/5_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2017/8/161495_92629/6_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2017/8/161495_92629/7_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2017/8/161495_92629/8_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2017/8/161495_92629/9_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2017/8/161495_92629/10_M1.jpg
La Plana al Dia | Burriana | Cultura | 02-08-2017
Más de 30.000 'sounders' ya están en Burriana

Tanta eran las ansias de comenzar a vivir Arenal Sound 2017 que la organización se vio forzada a avanzar el horario previsto para comenzar a acreditar a los 'sounders'. En principio estaba previsto abrir puertas a las nueve de la mañana, pero los últimos años se venía avanzando a las seis de la madrugada. En esta ocasión, eran tantas las personas que aguardaban cola para acreditarse que fue a las doce de la noche cuando se comenzó a poner las primeras pulseras.

Al final de la jornada, ya se habían acreditado más de 30.000 'sounders', otro récord que se logra en esta edición. Cada vez llegan más pronto.

Y aún así, fue tal la avalancha de 'sounders' que la cola llegó en el cámping de Malvarrosa, al medio kilómetro de longitud alrededor de las nueve de la mañana. Y es que no paraban de llegar jóvenes en vehículos particulares y autobuses. Aún con todo, la espera para muchos fue de alrededor de cuarenta minutos aunque, eso sí, tuvieron que aguantar el par de pequeños chaparrones que cayeron. En la zona de acreditaciones de Arenal las colas fueron menores. Hay menos gente en esos cámpings y eso se dejó notar, aunque el goteo prosiguió a lo largo de toda la jornada.
Fue un día de reencuentros con viejos conocidos que volvían a repetir en Arenal Sound, de ilusión y de mil y una emociones. Tantas que hubo quien llegó a perder las entradas, e incluso la cartera y hasta el saco de dormir, sin darse cuenta.