Burriana: No dejaron ni una flor


 

Galería fotográfica

Fotografia /Gallery/45730_24509/1_M1.jpg
Fotografia /Gallery/45730_24509/2_M1.jpg
Fotografia /Gallery/45730_24509/3_M1.jpg
Fotografia /Gallery/45730_24509/4_M1.jpg
La Plana al Dia | Burriana | Fiestas | 21-03-2011
No dejaron ni una flor

No nos cansamos de denunciarlo y lo seguiremos haciendo hasta que se ponga remedio. Un ao ms, ante la pasividad de autoridades, polica y ciudadanos, se consum el expolio de las flores que a millares entregaron los falleros y devotos en la maana del pasado da de San Jos a la patrona de Burriana en la tradicional ofrenda.

A la una de la tarde, la imagen que ofreca el tapiz de la Virgen de la Misericrdia era el que muestran las imgenes, un panorama desolador con los soportes para las flores completamente vacios y del que solo se salvaron las dos grandes canastillas que ofrecieron las fallas de La Merc y Cazadores, tal vez porque por su aparatosidad son necesarias varias personas para su transporte. Nada que comparar con la tupida alfombra de flores que luca a los pies de la Virgen horas antes, muestra del inmenso cario de sus fieles. A las ocho de la maana se haba marchado el vigilante de seguridad contratado por el consistorio para guardar el tapiz.

A partir de esa hora el asalto fue continuo y los ladrones de flores se llevaron a manos llenas, ramos, picas y cestas hasta no dejar ni una sola flor. Este lamentable suceso se viene repitiendo desde hace aos y ya se ha convertido en una desagradable tradicin a la que las autoridades parece no preocupar. Vecinos de la misma Plaza Mayor, donde se encuentra instalado el tapiz, confirmaron a este medio, que antes de las ocho de la maana ya se encontraba un grupo de mujeres esperando que se marchase el vigilante para proceder al asalto. Cabe sealar que la zona donde se encontraban las flores estaba vallada, pero las ladronas las apartaron con total impunidad para cometer su fechora.
La total falta de sensibilidad de estas personas que no tienen ni el menor recato moral a la hora de hurtar aquello que no es ms que la muestra del fervor de un pueblo hacia su patrona contrasta con lo que ocurre en otras poblaciones como La Vall d'Uix o la propia ciudad de Valencia donde las flores de la ofrenda lucen durante das y nadie se atreve a robarlas. Cabra, sin duda, hacer un ejercicio de reflexin para dirimir cuales han de ser las medidas a tomar para que no vuelva a suceder. Si las autoridades, pasan olmpicamente del hecho y la policia local no tiene ninguna orden de reprobar la actitud de las personas que roban, quiz hayan de ser las propias fallas las que reclamen una accin contundente contra los ladrones que cometen este atropello.

 
Amb la col.laboració de:
la conselleria d'educació, investgació, cultura i esport.
Generalitat Valenciana