Els Ports: Castellfort vive los días 4 y 5 de abril su segunda feria medieval


 

Galería fotográfica

Fotografia /Galeria/2015/4/123224_67206/1_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2015/4/123224_67206/2_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2015/4/123224_67206/3_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2015/4/123224_67206/4_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2015/4/123224_67206/5_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2015/4/123224_67206/6_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2015/4/123224_67206/7_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2015/4/123224_67206/8_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2015/4/123224_67206/9_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2015/4/123224_67206/10_M1.jpg
La Plana al Dia | Els Ports | General | 04-04-2015
Castellfort vive los días 4 y 5 de abril su segunda feria medieval

La Plaza Mayor de Castellfort y su entorno de calles y casas empedradas se
han convertido un año más en un lugar ambientado en la Edad Media. La
Comisión de Fiestas con la ayuda económica del Ayuntamiento ha organizadola
II Feria Medieval de Castellfort. Este año participarán unas 30 paradas de
productos artesanales consistentes en quesos, mermeladas, confiterías,
comida horneada, .... El Grup de Dones de Castellfort ofrece chocolate y
cocas caseras. Durante los dos días de feria esta localidad castellonense
de la comarca de els Ports se llena de actividades.

Hoy se han iniciado con con el Pregó medieval anunciador del acto. Posteriormente,a las diez, se ha inaugurado oficialmente la feria y la taberna medieval. Los pequeños han paseado a caballo por las calles de la población. También todos aquellos que lo deseen, niños, padres y visitantes podrán convertirse en arqueros de Castellfort por unos días. La organización ha previsto una actividad de tiro al arco para practicar la puntería tal y como lo hacían los antiguos arqueros y ballesteros medievales. El público disfruta de un cuentacuentos que narrará las hazañas de los caballeros de la Edad Media y los andares de trovadores y juglares.

Este año la Comisión ha organizado una comida con un menú formado por
aperitivos a base de papas, olivas y ensalada fresca de la huerta. El plato
principal ha sido una fideuà y de postre profiteroles acompañados de café,
licores, infusiones y cremaet.

Cena de sobaquillo y danza del vientre

Por la noche se celebrará una cena de sobaquillo en la Cofradía por 2 €, un
lugar emblemático de estilo gótico y vestigio del pasado medieval de
Castellfort. La cena incluye un espectáculo de música y danza del vientre.
Los interesados podrán adquirir en los comercios del pueblo la pulsera que
les permitirá acceder a la cena de sobaquillo.

El domingo continuarán las actividades de la II Feria Medieval de
Castellfort con la apertura de la misma y de la taberna. También
disfrutaremos de paseos a caballo, cuentacuentos, tiro al arco infantil y
los espectáculos de malabares “Purpurina Circus” y el cierre consistente en
una exhibición de fuego.

Los visitantes a la II Feria Medieval de Castellfort también podrán conocer
los escudos heráldicos de los principales apellidos del pueblo como
Troncho, García, Segura, Cerdá y Prats entre otros. En los preparativos de
esta feria ha habido una gran participación vecinal. Los escudos se
exhibirán en los balcones de la calle Mayor bajo tela y en madera.

Castellfort: fortaleza medieval

Castellfort és lugar que además de respirar aire muy puro ofrece elementos
medievales a los visitantes. La población construida a 1.180 metros sobre
el nivel del mar es de origen romano. Fue fortificada por los árabes y
bautizada bajo el nombre de Galinfort. De hecho se convirtió el 1 de agosto
de 1237 en el último baluarte de la comarca reconquistado por los
cristianos. El noble Blasco de Alagón consiguió su rendición después de
varios días de asedio. El conquistador concedió la Carta Puebla a sus
habitantes. El año 1264, la población estaba ligada al poderoso Castillo de
Morella. Casi un siglo más tarde, Pedro IV El Ceremonioso rehabilitó y
fortificó Castellfort. Ya en el siglo XV estalla la guerra civil en el
Maestrazgo. Todos los pueblos buscan la independencia de Morella.
Precisamente durante esta contienda Castellfort juega un papel muy
importante debido a sus características orográficas de alta montaña
mediterránea y a sus cinco portales bien protegidos.

Pero Castellfort no sólo atesora una historia apasionante sino también un
entorno medieval privilegiado. Por ejemplo la Ermita de Sant Pere de
Castellfort, de arquitectura arquitectura románica de transición y gótica,
data del siglo XIII. Su portada lateral es románica y bien merece una
visita sosegada. La ermita de Santa Lucía del siglo XV conserva un
magnífico empedrado del piso. En el atrio descubriremos un laberinto de 12
calles que servían como posible ceremonial de peregrinaciones. Este mismo
laberinto fue reproducido en la plaza Mayor de Castellón cuando fue
remodelada. La ermita de la Virgen de la Fuente forma un conjunto de
construcciones constituidos por la iglesia, la hospedería y las
caballerizas. Su construcción se inició en el año 1476. Castellfort también
ofrece a los visitantes un casco urbano cargado de piedra, madera y mucha
historia medieval.