Vila-real: El Jurado de Expropiación suma otros 4,2 millones de euros en resoluciones judiciales por la gestión urbanística anterior a 2011


 

Galería fotográfica

Fotografia /Galeria/2018/4/171487_100770/1_M1.jpg
La Plana al Dia | Vila-real | General | 20-04-2018
El Jurado de Expropiación suma otros 4,2 millones de euros en resoluciones judiciales por la gestión urbanística anterior a 2011

El Jurado de Expropiación ha remitido al Ayuntamiento de Vila-real un nuevo paquete de resoluciones que obligan al consistorio al pago de 4,2 millones de euros por operaciones urbanísticas gestionadas en los gobiernos del Partido Popular. Estos expedientes, que corresponden a actuaciones como el jardín Jaume I, BotànicCalduch o el Centro de Tecnificación Deportiva, se suman a los 4,3 millones pendientes de pago en otra relación de expropiaciones y los 1,1 millones de euros que deberán pagarse por la ocupación de terrenos para la construcción del colegio José Soriano.
El alcalde de Vila-real, José Benlloch, ha informado esta mañana de esta última notificación, que, señala, vuelve a poner en riesgo la aprobación del presupuesto municipal de 2018. “Los vila-realenses estamos pagando ahora el despilfarro y la irresponsabilidad histórica del Partido Popular en esta ciudad, en una obsesión por construir e inaugurar pero no pagar nada que nos ha situado en una situación económica tremendamente complicada”, lamenta el primer edil, quien recuerda que, desde el año 2011, se han pagado ya más de 18 millones de euros en “sentencias, empastres y contingencias urbanísticas de todo tipo fruto de la nefasta gestión del PP en Vila-real”. “Ahora que acabamos de licitar el préstamo para hacer frente a los 4,3 millones de euros del último paquete de expropiaciones, que nos imposibilitó aprobar el presupuesto a final de año, una nueva notificación del Jurado de Expropiación vuelve a impactar en las cuentas municipales”, denuncia Benlloch.
Las resoluciones notificadas ahora corresponden a ocho reclamaciones de propietarios por actuaciones “que los ciudadanos de Vila-real ya tienen interiorizadas como propias, pero que el PP ni siquiera pagó”. En concreto, el Jurado de Expropiación acabar de valorar dos de los solares donde se construyó el jardín Jaume I y otros terrenos junto al jardín de BotànicCalduch, el Centro de Tecnificación Deportiva, el jardín del Pilar, la apertura de la calle MúsicCabanilles (junto al Centro de Congresos, Ferias y Encuentros), la apertura de un vial anexo al colegio José Soriano y la ampliación de acera para el retranqueo del almacén de Cabrera (Espai Jove). Por todas estas operaciones, los propietarios reclamaron al Ayuntamiento un total de 8,3 millones de euros, frente a los 2,3 millones de euros de valoración del consistorio. Finalmente, el Jurado de Expropiación ha estimado el coste de los terrenos en 4.1580.665 euros.
“En ningún caso discutimos que los propietarios tengan derecho a cobrar, pero sí estamos discutiendo las cantidades”, puntualiza Benlloch. En esta línea, el alcalde incide en la diferencia entre los precios reclamados por los propietarios y las cantidades finalmente dictadas por el Jurado de Expropiación. “Estamos hablando de prácticamente la mitad, lo que demuestra la importancia de luchar y defender los intereses de la ciudad, como vamos a seguir haciendo, para reducir al máximo el impacto de los empastres del PP en Vila-real en la viabilidad presente y futura de nuestra ciudad”, valora. Con este objetivo, Benlloch ha anunciado la intención del consistorio de interponer un recurso de reposición contra las resoluciones del Jurado de Expropiación.
El alcalde lamenta el impacto que estas nuevas resoluciones van a tener en la elaboración del presupuesto, que verá reducido al mínimo el capítulo de inversiones. “Sólo vamos a poder ejecutar cuestiones imprescindibles, como las dos rotondas en Camí Les Voltes y Encarnación o la apertura de las calles de Herarbo, y pequeñas actuaciones de mejora urbana, patrimonio o accesibilidad”, apunta. “A pesar de todo, vamos a seguir tirando adelante esta ciudad, con responsabilidad e inteligencia, para que la gestión del pasado no ponga en riesgo el presente ni el futuro de Vila-real”, concluye.