Almassora: Almassora extiende la instalación de leds al casco urbano


 

Galería fotográfica

Fotografia /Galeria/2018/1/167653_97664/1_M1.jpg
La Plana al Dia | Almassora | General | 13-01-2018
Almassora extiende la instalación de leds al casco urbano

El Ayuntamiento de Almassora mantiene su apuesta por la eficiencia energética con la extensión del alumbrado de tipo led utilizado en la Vila desde el pasado verano hasta el casco urbano. La calle San Jaime cuenta desde este momento con 24 farolas con esta iluminación de bajo consumo que sustituye al alumbrado antiguo, deteriorado tras 20 años de uso.
De esta forma, los ingenieros municipales han calculado un coste de 17.682,45 euros para renovar el alumbrado en esta vía. Cabe recordar que la calle San Jaime está inmersa en las obras de reforma para priorizar a peatones y ciclistas frente al tráfico rodado. El proyecto incluye la instalación de este tipo de alumbrado. Debido a que un tramo de la calle no forma parte de la reforma, los técnicos han avanzado la sustitución de las luminarias, que tras las obras también se aplicará al resto de farolas de la vía.
“De este modo se unifica toda la iluminación de la calle para que proyecte el mismo tipo de luz con equipos homogéneos que también contribuirán a reducir la factura del consumo energético”, ha señalado el concejal de Servicios Públicos, Joan Antoni Trenco. En concreto, la renovación de este tramo de alumbrado público supondrá un ahorro económico cercano a los 1.150 euros anuales con una reducción del consumo de 7.000 Kw/año.
La medida sigue la línea aplicada en los polígonos industriales y la Vila de Almassora, que permitió ahorrar hasta 30.000 euros en la factura de la luz en los 10 primeros meses de 2017 frente a una factura en alumbrado público que ascendió a 729.570,47 euros en el conjunto de 2016. Iluminar las vías del casco urbano representó el 47,36% del consumo total de electricidad, un hecho que ha llevado al equipo de gobierno a apostar por energías eficientes, más respetuosas con el medio ambiente y beneficiosas para las arcas municipales.
La renovación de las luminarias se aplica progresivamente. Los polígonos industriales fueron pioneros con la implantación de equipos de bajo consumo. Los buenos resultados obtenidos motivaron el cambio de la iluminación en el casco antiguo el pasado verano. Tras las pruebas en diferentes puntos de la Vila, las 200 farolas distribuidas por este entramado funcionan con normalidad desde hace medio año tras una inversión superior a los 123.000 euros y permiten el control de la intensidad del led y la programación de forma telemática para adaptar la potencia a las necesidades temporales del barrio.
Ahora esta medida se extiende hasta el casco urbano con la intención de reducir el gasto de electricidad. Los edificios municipales y las instalaciones deportivas son los mayores consumidores de energía por detrás del alumbrado público. En el siguiente puesto de la tabla figuran otros centros como los colegios y el alumbrado de la playa.