Burriana: No hay tortugas en el hotel de 5 estrellas y medio milln de euros de Golf Sant Gregori


 

Galería fotográfica

Fotografia /Galeria/2019/10/189702_116208/1_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2019/10/189702_116208/2_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2019/10/189702_116208/3_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2019/10/189702_116208/4_M1.jpg
La Plana al Dia | Burriana | General | 18-10-2019
No hay tortugas en el hotel de 5 estrellas y medio milln de euros de Golf Sant Gregori

El hotel de cinco estrellas que deba acoger la colonia de galpagos de Golf Sant Gregori es, en la actualidad, una zona perdida, llena de hierbas, zarzales, rboles muertos y algunos juncos que han conseguido sobrevivir. Eso en lo que a la vegetacin se refiere.

Por lo que respecta a las tortugas autctonas, a da de hoy se desconoce su existencia. El edil de urbanismo, Bruno Arnandis, confirm que "no se han encontrado" a pesar de los esfuerzos del personal de la Politcnica por hallar rastros de su existencia una dcada despus de su introduccin.

La reserva de galpago europeo se enmarcaba dentro del jardn de ribera que protege el Paraje Natural Municipal de El Clot de la Mare de Du de la urbanizacin de Golf Sant Gregori, con una extensin, slo en el margen izquierdo, de 120.000 metros cuadrados.

Se invirtieron alrededor de medio milln de euros en una primera fase con unos 30.000 metros cuadrados de actuacin, del total de 70.000 metros cuadrados desti ados para la reserva.
Se lleg a construir los canales y tambin alguna zona de refugio para las tortugas, as como la introduccin de plantas de su hbitat y tambin se trasladaron ejemplares.

Pero hasta ah lleg la actuacin y con el paso de los aos, la paralizacin del PAI, el concurso voluntario de acreedores y la reactivacin del proyecto urbansitico, lo que ha ocurrido es que ha desaparecido la colonia que ya deba ser importante en cuanto a nmero.

Las hiptesis que se barajan son varias y entre ellas est la de cazadores ilegales que las hayan capturado bien para comerciar con esta especie protegida, bien para comrselas.

De hecho, en el cercado perimetral, de alrededor de un metro de altura, se observan varios puntos en los que la malla ha sido doblada como consecuencia de la entrada no autorizada en el interior de la zona de proteccin.

La vegetacin, que si bien s poda ayudar a que las tortugas se pudiesen esconder, no permite el disfrute del ciudadano ni del naturista de la zona de proteccin ya que resulta imposible, por ejemplo, ver el agua de los canales de la zona.
 
Amb la col.laboració de:
la conselleria d'educació, investgació, cultura i esport.
Generalitat Valenciana